Captatio Benevolentiae

Queridos cuatro lectores:

Gracias de antemano por dedicarme vuestro apreciado tiempo. Sé, o como mínimo eso espero, que al principio seréis cuatro los que leeréis este blog. Y por esto os agradezco vuestra atención. Si alguien dedica unos minutos a leer lo que escribo, eso ya me hace un poco más importante. Y me agrada.

Es posible que ya sepáis que uno de mis sueños es llegar a escribir un libro. Una novela, mejor dicho. Siempre he soñado con ser escritora. Sin embargo, cuando la gente me preguntaba qué quería ser de mayor, jamás respondía esta profesión. Supongo que las frustraciones más grandes uno las sufre en silencio. Era mi secreto, mi pasión más íntima. ¿Y por qué? Porqué dudo de mi posible talento y porqué mi paciencia suele impacientarse en el momento de desarrollar las historias. Pero se acabó. Quiero intentarlo. Y he aquí la creación de este blog.

En la Edad Media, la literatura solía divulgarse con los pliegos sueltos o de cordel. Más tarde, empezaron a propagarse mediante fascículos y, ahora, por qué no hacer una novela por posts. Es posible que esta idea no prospere ni me haga inmortal en la memoria de la sociedad; pero tal vez me ayude a realizar mi sueño.

Así que pase lo que pase y termine como termine este experimento que estoy a punto de iniciar, a todos vosotros: gracias.